domingo, 29 de enero de 2017

El principio de algo, pero no sé qué.

Hoy me ha pasado una cosa curiosa. Tras haber comido subí a mi ordenador, a trabajar en mi largo y, de la nada, salió algo. Es una historia que no pertenece al largo, felizmente ya acabado, pero se me ocurrió una conversación casual y todavía no sé en qué derivará. Es el principio de algo, puede ser un corto, puede ser un largo o algo que ni yo misma sepa. Sin emabargo me apetecía compartirlo porque ha sido un hermoso regalo para el día de hoy.
Una conversación casual entre dos personas en un bar que podría ser el principio de una hermosa historia de amor, el principio de una retrospectiva al pasado o el final de una historia que todavía está inconclusa.
Así pues, aquí lo dejo para ver si a alguien se le ocurre de qué se trata en realidad. Son apenas los cimientos, el principio de algo, pero no sé qué.
 Sentíos libres de opinar porque quizás así acabe descubriendo si es un tesoro lo que tengo en mis manos o un simple vacío con el que no podré trabajar.


1 acto
int.cafetería
EDUARDO
Estás como siempre te imagino en la película de mi cabeza. Éterea, imperturbable, navegando en tu mundo interior. Ajena a lo que ocurre a tu alrededor, siendo tú misma sin preocuparte si a los demás les gusta o no. Auténtica, pura. Siempre fuiste las dos cosas.
Lorena
Dices cosas que no tienen sentido para mí. Yo no estoy ajena a lo que ocurre a mi alrededor, ni navego en un extraño mundo interior.
Eduardo
Siempre escondida. Detrás de un libro, de un ordenador. Mirando el mundo desde lejos, observándolo, anotándolo, memorizándolo. Todo ello sin vivirlo, abstraída en las pequeñas cosas, sin prestar atención alrededor. Siempre has sido así, una figura solitaria, anhelando algo que no se atreve a pedir porque ya no cree en los cuentos de hadas o las princesas encantadas. Herida, dañada.
Lorena deja a un lado el libro que está leyendo, observa a Eduardo.
Lorena
Bonita manera de saludar a alguien a quien no has visto en quince años, decirle que está dañada. Es un record en ti, solías esperar a tener público antes de insultarme.
Eduardo
Era un estúpido entonces, sólo trataba de acercarme a ti.
Lorena
Siempre lo sospeché, por supuesto, por eso los insultos, los tirones de pelo.
Eduardo se sienta al lado de Lorena.
Eduardo
Era bastante estúpido y estaba enamorado.
Lorena
No te he invitado a sentarte.
Eduardo
Antes permitías el beneficio de la duda.
Lorena
Antes era estúpida, no me gustaba a mí misma y por eso permitía que personas como tú me molestasen, pero han pasado quince años y he madurado.
Eduardo
¿Nunca te has preguntado cómo sería tu vida si las cosas fueran diferentes durante la infancia?
Lorena
No. La vida me ha dado estas cartas y yo he jugado con ellas lo mejor que he podido.
Eduardo
¿Quieres saber lo más gracioso? Yo estaba enamorado de ti, tanto que me avergonzaba. Estaba aterrado, temiendo romper una barrera invisible, temiendo dar un paso en falso.
Lorena
Recuerdo ese día. Salí del colegio y tú estabas en la puerta, te acercaste y yo no sabía si era para tirarme del pelo o para insultarme. A esas alturas ya me daba igual, no eras nadie para mí, como un mueble más. Y entonces dijiste que estabas enamorado de mí, que querías ser mi novio.
No me lo creí entonces, no me lo creo ahora.
Eduardo
Y sin embargo era cierto entonces y lo sigue siendo ahora. Te persigo en sueños, pero nunca te atrapo, eres esquiva.
Lorena
No sé qué quieres, ni me importa. Te pido educadamente que me dejes en paz o le diré a David que te lo pida en sus términos y no tiene mucha paciencia.
Lorena mira hacia la barra, saluda a un camarero con la mano, él le devuelve la sonrisa. Prepara un café en la barra y camina hacia la mesa de Lorena.
David
Hola.
Lorena sonríe a David.
Lorena
Hola. Te quiero presentar a un compañero del colegio, Eduardo. Él es mi prometido, nos casamos en tres meses.
Lorena muestra un anillo a Eduardo.
David
Encantado de conocerte, Eduardo.
Eduardo
El placer es mío.
Eduardo tiende la mano a David. David le da la suya, da un beso a Lorena en la nariz y regresa a la barra.
Lorena
No me interesa el pasado, lo único que me preocupa es el futuro. Te lo repito una vez más, no quiero que te sientes en mi mesa.
Eduardo
¿Ni siquiera para disculparme por lo que te hice?
Lorena
No quiero tus disculpas, no me sirven de nada. Me hiciste daño, pero eso fue en el pasado y no me importa, ya lo he superado.
Eduardo
El pasado es lo que nos convierte en lo que somos.
Lorena
El pasado es un bruma, una historia remota de la que ya nadie se acuerda.
Puedes encandilar a tus lectores con palabras bonitas, engañarles con esas poesías que hablan de amor y puede que alguna mujer sea lo bastante estúpida para creérselo, pero yo te conozco.
Sé cómo eres en realidad,a mí no me puedes engañar.



Y bien, ahí lo dejo. A ver en qué evoluciona, la verdad, reconozco que estoy intrigada.
Hasta el próximo Tejedora e Hilandera de Sueños ;)
















domingo, 22 de enero de 2017

La era Trump

Normalmente no me gusta hablar de política, pero tal y como va el mundo últimamente es casi un tema de obligado tratamiento. Siempre he defendido la postura de que cada cual tiene derecho a defender sus opiniones políticas sean del color que sean, pero la era Trump puede con mi objetividad.
Ayer fue la toma de posesión del Presidente número 47 del país más poderoso del mundo y el elegido ha sido Trump, misógino, racista y quien desprecia a quienes tienen capacidades diferentes. En resumen, un ignorante. 
  Hasta hace poco todos mirabamos a Estados Unidos con envidia. No lo admirabamos por su cine clásico, aunque hay que reconocer que es de los mejores que hay en el mundo, ni siquiera nos admiraba el sueño americano. Europa miraba a los Estados Unidos con envidia porque era el país de la libertad. Sin embargo, ahora, el nuevo residente de la Casablanca es un hombre ignorante, que no tiene conocimiento de nada en absoluto. Un tipo que estafó a Estados Unidos y que es un peligro andante para todos los Continentes.
Trump tiene en su poder la clave de las armas nucleares americanas y es un niño pequeño que se cree muy grande. Si se le antoja puede tener una rabieta y lanzar los misiles nucleares a cualquiera que sea su objetivo. Ha hablado de acabar con el ISIS y bien sabe Dios que todos necesitamos que los terroristas del DAESH desaparezcan pero, ¿y si Trump decide lanzar sus bombas nucleares sobre Siria para acabar con los terroristas?¿Y si de repente Putin le da una mala contestación y él lanza el ataque contra Rusia?
Trump no es bueno para Estados Unidos, ni para el mundo. Muchas personas piensan que le está bien a los americanos que sea Trump quien les gobierne porque fueron ellos quienes le votaron. Yo lo único que siento por América es una profunda compasión, el país más importante del mundo, el país donde se fraguaron las batallas más grandes para lograr la libertad se ha convertido en un estado de sitio y en una dictadura.
Trump habla de echar de Estados Unidos a los sin papeles, de cerrar las fronteras americanas, de traer de vuelta América como una gran nación.
Y yo me pregunto, ¿cómo logrará eso si lo que mantiene la economía en los Estados Unidos es la economía sumergida de los sin papeles?¿cómo va a ser grande si, en su equipo de gobierno hay un ex componente del Ku Kux Klan? 
Trump dice que el gobernará para la gente de la calle, pero dudo mucho que lo haga si los miembros de su equipo de gobierno son ricachones blancos que no van a hacer la compra, sino que envían al inmigrante sin papeles que trabaja en su casa, y al que pagan una miseria que apenas le da para sobrevivir, a hacer los recados. Hombres que tienen sus paredes revestidas de oro y plata mientras en las zonas más marginales de los Estados Unidos cada día se cometen asesinatos.
 Trump no puede ser el presidente de todos los americanos porque nunca ha bajado a la calle a ver a las personas que realmente sufren, a aquellos que se parten la espalda cada día para dar de comer a su familia. Y, sobre todo, Trump no puede ser Presidente de los Estados Unidos porque también sus antepasados fueron inmigrantes llegados a América tras la invasión de los nazis en Europa. Por ello dejo una pregunta al aire, ¿podría ser Trump presidente de los Estados Unidos si antes que él hubiera habido otro Presidente con el mismo tipo de ideas que expulsara a los inmigrantes fuera del sueño americano?
Estoy covencida de que Trump además de ignorante es un hipócrita.
Desde la distancia, con un Océano por medio, veo la victoria de Trump como un fracaso de nuestra sociedad y, lo peor, puede que sólo sea el principio para que todos los partidos de ultraderecha salgan vencedores en las próximas elecciones.
Yo siempre he tenido fe en el ser humano, una fe irracional en los hombres y mujeres de este planeta, siempre he creído que hay manzanas podridas en la cesta de la vida, pero me angustia que una de esas manzanas tenga a su disposición el arsenal de armas más peligroso del mundo.
¿Cómo va a seguir siendo América el país de la libertad si el propio Presidente ha declarado la guerra a los medios de comunicación? Sólo porque es un niño con una rabieta, un niño al que le molesta que le quiten su juguete nuevo. 
Lo único malo es que ese juguete es el país más poderoso del mundo y tiene el arsenal de armas más letal de todos los Continentes.

La hoja en blanco y la sonrisa de un extraño

La sonrisa de un extraño y la hoja en blanco. Era una mañana tormentosa, el cielo estaba encapotado y las nubes amenazaban con descargar c...