viernes, 28 de febrero de 2014

Hoy en “Tejedora” he decidido hacer una reflexión sobre la película “Monuments Men” y la ciudad de Ferrol. Sé que parece un poco absurdo mezclar dos temas tan divergentes entre sí, pero dado que soy de Ferrol considero que tengo derecho a expresar una opinión sobre la situación actual de la ciudad que me vio nacer.
Primero de todo quiero mencionar a los políticos ineptos que han engordado sus enormes barrigas en el Ayuntamiento y se han forrado a base de bien, mientras dejaban que grandes obras artísticas de la ciudad de Ferrol cayeran en el olvido.
Ferrol fue la primera ciudad ilustrada de España, tenía una riqueza de construcción en algunos de sus edificios que ya quisieran algunos arquitectos de hoy día ser capaces de reproducir y, sin embargo, desde nuestro estimado Ayuntamiento han dejado que esas hermosas obras de arte cayeran víctimas del tiempo.
A eso viene mi mención a los Monuments Men, la ciudad de Ferrol necesitaría que alguno de esos salvadores de obras de arte en esta ciudad consumida por el tiempo y devorada por los políticos corruptos y sus corruptelas. Ellos han asesinado alguno de los edificios más emblemáticos como, por ejemplo, la Fábrica de Lápices Hispania, una construcción que algún ignorante del Ayuntamiento ha permitido destruir y ahí no se queda la cosa. En la zona del puerto está el barrio de Ferrol Viejo, antaño uno de los más poblados y emblemáticos de la ciudad y hoy en día pasto de la ineptitud de los políticos que nos gobiernan y de las carencias económicas de alguno de los dueños originales de estas construcciones tan antiguas.

Yo soy hija de un constructor, mis hermanos han trabajado en la construcción toda su vida y no concibo como la gente permite que grandes obras arquitectónicas sean pasto del olvido y la destrucción.
Me indigna también que hace algunos años destruyeran la Plaza de España. Una hermosa plaza con fuentes que eran un regalo para la vista y árboles centenarios. En la actualidad la Plaza parece una burla de sí misma y no puedo evitar pensar en toda la cantidad de dinero que invirtieron en destruir uno de los más hermosos escenarios de Ferrol. Todo tiene que ver con las ideas políticas de un grupo de personas que decidieron quitar la estatua de Franco, pero, ¿era necesario destruir también las fuentes y los centenarios?
Así que sí, me reafirmo en que en esta ciudad estamos necesitados de unos Monuments Men capaces de descubrir la belleza escondida bajo capas de mugre y olvido. Personas capaces de recordar la labor de Jorge Juan, El Marques de la Ensenada y Sánchez Bort quienes dedicaron su vida a hacer crecer el naval en Ferrol, a construir obras arquitectónicas dignas de admiración y dejarnos verdaderas obras de arte que, desgraciadamente, cada vez son más escasas en esta ciudad.
Desde la alcaldía varios alcaldes han querido conseguir que Ferrol se considere Patrimonio de la Humanidad, quizás en lugar de seguir engordando sus cuentas corrientes deberían invertir tiempo y dinero en recuperar la grandeza del Ferrol de antaño. Ya que, desde mi punto de vista, es el único modo en que todo el mundo sea capaz de apreciar la belleza de la primera ciudad ilustrada de España. 

miércoles, 19 de febrero de 2014

PAGAS LA INEXPERIENCIA
     La reflexión de hoy tiene que ver con las decisiones que tomamos a lo largo de nuestra vida, los caminos que elegimos sin darnos cuenta y las elecciones que hacemos a lo largo de nuestra vida, porque en muchas de ellas pagas la inexperiencia. La verdad es que precisamente en una de esas elecciones del pasado he estado pensando recientemente, en la manera en la que se desarrollaron las cosas y la manera en la que realmente se deberían haber desarrollado. Todo tiene que ver con una historia de mi pasado, una elección profesional errónea y la realidad que me condujo a dónde estoy ahora, bastante lejos de conseguir mi objetivo, aunque lo seguiré intentando porque en pasión por mi profesión no hay quien me gane.
     Todo comenzó el último año de mi licenciatura en Comunicación Audiovisual, ese año sólo me quedaba una asignatura pendiente, “Infografía”, la cual se me daba fatal porque tenía que usar el Maya y yo no tengo visión en 3D (triste, pero cierto, no soy capaz de ver las pelis en 3D ni con las susodichas gafas). Estaba en una clase cuando vi anunciado el Máster de mi vida. El Máster era de Creatividad y guiones de televisión y lo daba Globomedia. Quería matricularme en ese máster, pero lo cierto es que tenía clases de infografía por la mañana y por la tarde, con lo cual los horarios eran incompatibles. Para mi gran pena no pude hacer el Máster, tuve que terminar infografía y esperar que al año siguiente hubiese una segunda convocatoria del Máster de mis sueños. Efectivamente, al año siguiente hubo una nueva convocatoria y yo me inscribí el primer día que se abría el plazo.

Tuve que esperar unos días, pero finalmente me escogieron para formar parte de la segunda promoción y yo podría ser guionista, el sueño de mi infancia desde que me tragaba los ciclos de cine de la Dos. Creo que, con 7 años, tenía más cultura cinematográfica de la que tienen muchos con 30, porque me vi todos y cada uno de los ciclos culturales de la dos: Hitchcock, Buster Keaton, Laurel y Hardy, Roscoe, Chaplin, los Hermanos Marx, Orson Welles, John Ford etc.
     La noche anterior al primer día apenas pude dormir de la emoción que sentía, al subirme al autobús que me llevaba a las Tablas sentí que por fin iba a hacer lo que realmente quería y encima conocí a Iratxe una amiga mía que también hizo el Máster.
     Al llegar a Globomedia conocimos a más gente, personas llenas de talento, apasionadas por la televisión y el cine tanto como nosotras. Sin embargo, a día de hoy, creo que para ninguno de ellos significó lo mismo que para mí, yo estaba viviendo mi sueño y me sentía tan feliz por poder conocer a los profesionales que admiraba desde pequeña que me dejé eclipsar por todos los demás. Apenas fui visible para las personas que tanto admiraba, no me dejé ver porque absorbía cada palabra que decían, devoraba cada sílaba para aprender y no mostré en ningún momento mis cartas.
Ahí pagué mi inexperiencia por primera vez.
     Quise perseguir mi sueño, pero me devoró y me quedé atrás.
Ahora sigo intentando lograr mi objetivo, trabajo cada día, me esfuerzo, hago biblias de series como aprendí de los profesionales del guión y trabajo cada personaje como si la vida se me fuera en ello. Todavía no he tenido una oportunidad de mostrar mis verdaderas cartas, pero cuando alguien me ofrezca un trabajo en el mundo del guión pienso dar el doscientos por ciento y demostraré por qué razón soy la guionista que necesitan.
Dicho lo cual, hoy he decidido hacer algo diferente en este blog, voy a publicar uno de mis cortos: La Novia, quizás si alguien lo lee decida darme la oportunidad que busco o producirlo. No lo sabré si no lo intento, así que allá va.
Por cierto este corto está registrado en la Propiedad Intelectual y si alguien hace un corto remotamente parecido a este, lo denuncio. Quiero encontrar un trabajo, pero no pienso permitir que me plagien.

  1. SOBRE UN FUNDIDO NEGRO OÍMOS UNA VOZ EN OFF.
        
         voz off La Novia
El día de mi boda me convertí en lo que soy hoy en día.
  1. EL FUNDIDO NEGRO ABRE A UN GRAN PLANO GENERAL DE LA CATEDRAL DE SANTIAGO. EN LA ESCALERA VEMOS SENTADA A UNA MUJER VESTIDA DE NOVIA, CON EL VESTIDO RASGADO MANCHADO DE SANGRE.
         voz off La Novia
Todo empezó ese día.
  1. INT. SALÓN COMEDOR REAL REYES CATÓLICOS
La Novia está con su novio. A su alrededor sólo quedan 4 invitados. La madre, el padre, la hermana embarazada de la Novia y su cuñado.
         padre de La Novia
Ahora que ya se ha terminado todo, sólo me queda brindar por mi hija en el día más feliz de su vida.
Todas las copas se alzan hacia la Novia que levanta la suya en contestación.
         hermana de La Novia
Yo brindo por el novio para que llene de felicidad las horas de mi hermana y que el día de hoy sólo sea la primera piedra de su larga vida en común.

El Novio levanta la copa hacia su cuñada. La Novia apoya la cabeza sobre él y le sonríe.
         La Novia
Voy un momento al baño, creo que las burbujas se me han subido a la cabeza
La Novia besa al novio en los labios y se va hacia los servicios.
INT. BAÑO REYES CATÓLICOS
La Novia se lava la cara sonriente, se suelta un momento la peineta que sujeta el moño que lleva puesto y la toca. Se corta con el filo en un dedo, la saca de su pelo.  PP de la Peineta. La Novia mantiene la peineta en la mano un rato. Sonríe y baila ella sola por todo el baño, se retoca el maquillaje. Se da una vuelta, se observa fijamente en el espejo. Se guiña un ojo y prueba distintas maneras de ponerse la peineta. Se decide y la coloca como estaba al principio.
Echa una última mirada al espejo y sale por la puerta.
6. SALÓN COMEDOR REAL “REYES CATÓLICOS”
La Novia entra en el comedor. Ve a toda su familia muerta y al novio con un puñal afilado. El novio camina hacia ella con el cuchillo levantado.
         La Novia
¿Por qué?
         novio
Porque puedo.
El Novio acerca su puñal al abdomen de la Novia. Le hace un corte.
         novio
Pronto tu sangre regara mi ropa y eso me excita.
El Novio abre el vestido de la Novia a la altura del abdomen con el puñal. Corta su carne.
         novio
Eres la novia perfecta y cuando mueras serás aún mejor.
El Novio se acerca a la Novia. Muerde sus labios para robarle un beso al tiempo que clava el puñal en el abdomen, La Novia empieza a sangrar y su vestido se empapa. La Novia levanta su mano, coge la peineta de su moño y empuja al novio, le clava la peineta en la Yugular. La sangre del novio también cae sobre el vestido de La Novia.
LA CÁMARA ENFOCA LA CARA DEL NOVIO ASESINADO. PP ROSTRO DEL NOVIO QUE ABRE A UN PP DETALLE PEINETA DE LA NOVIA.

         voz off La Novia
Ese instante selló mi destino.

7. EXT. IGLESIA

Una pareja de novios camina hacia la Iglesia de San Martín Pinario. La Novia los sigue. Entran los tres. Los novios se acercan al Párroco.
         María
Padre Ángel me alegro de verlo.
         padre Ángel
Mañana es el gran día, ¿cómo estáis?
         María
Feliz.
         Juan
Deseando que sea mañana.
La Novia se sitúa al lado de la pareja. Les mira.
         Padre Ángel
Recordad llegar a la hora.
El padre abandona la Iglesia. María y Juan caminan por ella tomados de la mano, con la Novia detrás.
         María
Mañana nuestra vida cambiará, ¿estás preocupado?
         juan
Todo saldrá bien si estamos juntos.
Los novios se besan. La Novia se aleja de la escena, la cámara la sigue hasta que se cierra la puerta de la Iglesia.
8. INT. IGLESIA
María y Juan frente al altar con las manos tomadas.
         Padre Ángel
María Beltrán, aceptas a Juan Rodríguez como tu legítimo esposo, para amarlo y respetarlo todos los días de tu vida.
         María
Sí, acepto.
María mira a Juan. Él a ella.
         padre Ángel
Y tú, Juan Rodríguez, aceptas a María Beltrán como tu legítima esposa para amarla y respetarla todos los días de tu vida.
         Juan
Sí, acepto.
María mira a Juan, detrás de él aparece la Novia con una sonrisa. María parpadea asustada, cierra los ojos y cuando los vuelve a abrir la Novia ya no está.
         padre Ángel
Por el poder que me ha sido concedido, yo os declaro marido y mujer. Puedes besar a la novia.
Juan besa a María, abre los ojos y detrás de María ve a La Novia con una sonrisa. La mira y le regala una sonrisa amistosa. La Novia se desvanece.
         María
Puedo afirmar sin duda que hoy es el día más feliz de mi vida.
        Juan
Y el mío.

8. Int. salón comedor real “Reyes Católicos”
María y Juan bailan el vals de los novios. Los dos lucen felices, un poco alejada de la escena vemos a la Novia observando a los recién casados.
        María
Sabes, por un momento me asusté en la Iglesia.
         Juan
¿Por qué?
María besa a Juan y le sonríe feliz.
         María
Me pareció ver a una mujer vestida de novia y manchada de sangre detrás de ti.
La Novia se acerca a María y se coloca tras ella. Juan le sonríe amistoso a la Novia y toma con dulzura el brazo de María.
       Juan
Ha olvidado su nombre hace mucho tiempo, pero asiste a todas las bodas y si el novio es malvado lo asesina.
María se lleva una mano a la boca asustada. Juan le acaricia el cabello con ternura.
         María
¿Por qué?
         Juan
Su misión es proteger a las novias.
María acomoda su cabeza sobre el hombro de Juan. Él sigue observando a la Novia con una sonrisa que ella le devuelve.
         María
¿Nos protege?
         Juan
La leyenda dice que el día de su boda, su marido asesinó a todos los invitados y ella lo asesinó a él con una peineta.
La Novia sonríe a Juan. Abre su mano y vemos la peineta. Juan le devuelve la sonrisa y mira a María.
         María
¿Y ella qué es? ¿Para qué existe?
         Juan
Para evitar que vuelva a ocurrir.
La Novia se seca una lágrima que resbala por su rostro. María tiembla y se abraza a Juan. Empieza a llorar.
         María
Pobrecilla, se debe sentir tan sola. Me gustaría ayudarla.
La Novia acaricia el cabello de María y se sitúa detrás de Juan. Le susurra en el oído.
La Novia
Os doy mi bendición, no habrá días tristes en vuestra vida y os amaréis por toda la eternidad.
Juan se da la vuelta y La Novia desaparece.
9. Ext. “Reyes Católicos”
La Novia camina hacia la Catedral. La cámara la sigue.
        La Novia
Yo soy una sombra del pasado. Ni vivo, ni estoy muerta, simplemente existo.
La Novia llega a la Catedral se sienta en el mismo escalón en que empezó el corto. P medio, se acerca a un PP de su cara.
        La Novia
Así que si os sentís engañadas, utilizadas o vilipendiadas…
PP de la mano derecha de la Novia en la que aún permanece la peineta. Alza la mano y aprieta la peineta.
         La Novia
Yo os salvaré.
Vemos la peineta de La Novia, después la coge y se la coloca en el moño que aún permanece en su cabeza. Plano medio de la novia y luego se aleja a un gran plano general. Vemos La Novia descender la escalera de la Catedral y detrás la larga cola de su vestido.
Fundido en Negro.
                        FIN
Hasta aquí el Tejedora de hoy.
    
Y, para finalizar, el último día que debo publicar la Novena a San Judas Tadeo.
San Judas Tadeo, apóstol y mártir, fiel intercesor de todos los que invocamos tu patronato especial. En tiempo de necesidad a ti recurro, desde el fondo de mi corazón, y humildemente te invoco, a ti San Judas, que cumples milagros y ayudas a quienes ya no tienen esperanza. A ti, a quien Dios concedió ese gran poder para venir en mi auxilio. Ayúdame en esta petición actual y urgente, a cambio yo prometo dar a conocer tu nombre y hacer que otros te invoquen. 
                         

jueves, 13 de febrero de 2014

                Hace algún tiempo descubrí la fanfiction, para aquellos que no sepan qué  es os diré que  consiste en tomar prestados los personajes o historias que corresponden a otro, pero desde la admiración y el respeto, el autor de “fanfiction” versiona estos personajes e historias, aunque desde el primer momento explica que los personajes o historia no le pertenecen, pues los derechos de autoría y copyright corresponden a su legítimo dueño. Normalmente la fanfiction no tiene fines lucrativos y es una manera de jugar con los personajes de otros, sabiendo que no son tuyos y crear tus propias historias. Yo soy muy aficionada a escribir fanfiction de vez en cuando, lo suelo hacer de mis series o libros favoritos. La primera historia que escribí de “fanfiction”, cuando ni siquiera sabía yo qué significaba, fue sobre el “Señor de los Anillos” pues soy una admiradora incondicional de la obra de Tolkien y cada año me leo la trilogía completa de “El señor de los Anillos”.
                Mi fascinación por Tolkien me llevó a preguntarme qué ocurría con los gemelos Undómiel, hermanos de Arwen, porque eran mis personajes favoritos de la historia junto con Legolas y Tolkien no deja entrever qué le depara el futuro. Así que yo, decidida a darles una continuidad, escribí una historia en la que algunos de los personajes principales  aparecen  creé una elfa para uno de los gemelos Undómiel, la bauticé Silcelewen Vairelóre y la convertí en un personaje atado a la historia de Aragorn y la Tierra Media. Esta aventura de mi imaginación ocurre después de que los protagonistas derroten al Señor Oscuro, cuando Aragorn recupera el trono que le corresponde.
                Insisto en que los personajes, la historia y el copyright pertenecen a Tolkien, a su genio creador, yo sólo tomé prestados algunos personajes para jugar con ellos y escribir  mi propia versión sobre Ellrohir Undómiel.
     Silcelebwen Vairelóre
     Después de la larga lucha y los días que precedieron a la misma, Aragorn estuvo organizando las cosas para su Retorno y coronación. El mundo finalmente tendría un Rey digno de él. Se imaginó el hermoso rostro de su futura esposa y su alma se llenó de sentimientos contradictorios. Se sentó al lado de la Doncella Eówyn que todavía no había retornado a su reino en Edoras y, al verla tan  feliz con Faramir, comprendía la razón que había retenido a la  Princesa de los Rohirrin en su reino.
                La Doncella percibió que la miraba y  lo observó,  como lo conocía bien, supo que algo le preocupaba.
- Mi Rey. – Susurró. - ¿Qué os preocupa?
- Nada importante, Dama Eówyn.
                - Os conozco y veo en vos inquietud,  ¿puedo ayudaros en vuestro pesar?
                - Os lo agradezco, pero mis preocupaciones no deben turbaros. Han ocurrido muchas cosas en muy poco tiempo y todavía estoy asumiendo el nuevo papel que desempeñaré a partir de ahora en Gondor y todos los pueblos libres de la Tierra Media.
                - Mi señor, sois sabio y habéis derrotado al enemigo oscuro, por eso os garantizo que todo irá bien a partir de ahora.
                - Gracias por vuestra amabilidad, señora de los Rohirrin, siempre me alegra ver que cuento con algunos buenos amigos entre los pueblos libres de la Tierra Media y es un verdadero honor para mí, que entre ellos, os encontréis vos y el rey Eómer.
                - Os prometo, majestad que esta amistad durará para siempre entre nuestros reinos, pues ahora somos hermanos. – Eówyn dedicó una sonrisa a Arargon, después se incorporó del salón donde estaban tomando el té y caminó hacia el patio principal para pasear con Faramir.
                Arargon añoró, en cierta medida,  los sentimientos que ella le había inspirado y los que él le había producido a ella.  Comprendía que, si no hubiese conocido a Arwen, probablemente se habría enamorado de la Princesa de Edoras por su fortaleza y su majestad. Él había curado las heridas causadas por el Rey Brujo y se admiraba por el valor y fortaleza que ella había mostrado al resistirse a su poder y vencerlo. Ella había escrito una parte importante de la historia, había ganado la gloria y el poder que tanto había anhelado en su palacio de Edoras,  y le alegraba que fuera así. No había muchas mujeres como Eówyn de la Marca y le alegraba que su Senescal hubiera encontrado una Dama digna de su estirpe.
                Paseó por el palacio reflexionando sobre los acontecimientos recientes, sobre el futuro porque al día siguiente sería su coronación y matrimonio.
                Gondor despertó al día siguiente con emisarios de todos los pueblos libres de la Tierra Media. El Rey tomó a su esposa y, juntos,  su reinado, pero algo inquietaba a Ellessar.  Todos habían asistido a la celebración, pero echaba de menos una Alta Elfa que había prometido, muchísimo tiempo atrás, asistir a la coronación del heredero de Isildur.
El Rey  temió que la larga espera de la Dama hubiera extinguido su vida y no pudiera cumplir el juramento que la había atado a la Tierra Media y al linaje de Elendil.
                Tras la fiesta el Rey despidió a todos los invitados, el último de ellos fue uno de los mejor recibidos.
                - Vuestra coronación ha sido un éxito.
                - No me trates como un Rey, amigo mío,  pues tiempo atrás has mostrado tu lealtad y hemos luchado en la batalla juntos.
- Gracias, Ellesar, pero vos devolvisteis la esperanza a este mundo y por eso merecéis mi respeto.
                - Y tú mereces el mío, Legolas, pues sin ti nada de esto habría sido posible; me acompañaste por caminos tortuosos y en ningún momento desfalleció tu espíritu.
                - Y lo volvería a hacer, me siento honrado de haber formado parte de ese Concilio y de los caminos que tomamos.
He querido ser el último en irme porque deseaba pedirte permiso para instalarme con algunos de mis hermanos y pájaros del Bosque Negro en Ithilien. Si me lo concedes, formaré mi reinado aquí.
                - Serás bienvenido, Legolas, necesitamos algunas de tus hermosas gentes en nuestro hogar, así Arwen se sentirá un poco menos sola y, por un tiempo, podrá disfrutar de vuestra compañía y olvidar aquello a lo que ha renunciado.
- Entonces así se hará, pero te conozco, hermano,  y veo que hay algo que te inquieta.
- Es cierto. – El Rey de Gondor contempló la lejanía y su mirada se ensombreció. – Aguardaba a alguien en mi coronación y no ha asistido.
                - Todos los pueblos libres han enviado emisarios.
                - Ella no pertenece sino a la Tierra Media y los herederos de Elendil, su vida la ató a nuestro destino hace mucho tiempo.
                - ¿De quién se trata?
                - Silcelebwen Vairelóre,  es una alta semielfa Nandor que vivió en Númenor hasta que Elendil y sus hombres se trasladaron a la Tierra Media, los siguió en su aciago destino y todos los herederos de Elendil la amamos por encima de todo y todos. Largo tiempo atrás tejió sueños para nosotros; los adultos y los niños, los viejos y los jóvenes. Pues eso era ella, una Tejedora de Sueños, nos contaba historias sobre tierras lejanas, princesas, príncipes, reinados encantados...
                Era hermosa como una mañana de primavera y su voz era dulce, nos envolvía y nos dejábamos arrullar por sus palabras.
                Al principio de los tiempos de Númenor su familia y ella se trasladaron a vivir con mis antepasados.
                - Una nandor, ¿queda algún nandor a este lado del Mar?
                - Únicamente ella, su madre se casó con un noble de Númenor y vivieron felices un tiempo, pero el mar la llamó y partió con sus dos hijos. Silcelebwen se quedó para seguir tejiendo sueños para nosotros.
                Hace mucho tiempo selló su destino a Númenor, a mi gente y mi pueblo.
                - ¿Por      qué?
                - Su amor partió y juró esperarla el tiempo que fuera preciso por ella, pero su promesa fue en vano.
                Años después Círdan comunicó a la Doncella que su príncipe la había abandonado y elegido a otra por esposa. Con el corazón roto juró que nunca abandonaría la Tierra Media a no ser que alguien digno de ella mostrara su amor por Endoré y los descendientes de Elendil.
                Cuando Númenor cayó ella vino con los fieles en su barca, se internó en un Bosque y vagó por él. Durante un tiempo la visitaban con frecuencia, pero un día Silcelebwen ya no estaba.
                Yo la conocí en mi infancia  en Rivendel, durante un tiempo estuvo con nosotros y luego partió.               No supimos a dónde había ido, algunos afirmaban que había roto su juramento y partido a los Puertos, otros aseguraban que la Doncella Tejedora de Sueños había sido capturada y asesinada.
Yo albergaba la esperanza de que viniera  el día de mi coronación, pero no llegó.
                Sé que vendrá y la veré antes de partir a mi último viaje, pero todavía se debe cumplir su destino.
                Ahora debéis partir, hermano, la noche es larga y mi bella esposa aguarda por mí.
                - Que descanses, hermano.  - Legolas Hojaverde abandonó la terraza del Rey y se encaminó a su dormitorio, al entrar se encontró a los gemelos Undómiel y Haldir.
                - ¿Te apetece pasear, Legolas? – Preguntaron y el heredero de Thranduil y sus amigos salieron a caminar a la luz de las estrellas.
                Los elfos contemplaban las estrellas en el cielo, las aves nocturnas que volaban sobre la ciudad y la quietud, a esa hora nocturna, en la que la mayoría de los habitantes de Gondor y sus invitados se habían ido a descansar. Sin embargo, otro grupo estaba también paseando por la ciudadela, los Elfos no tardaron en reconocer la melodía de un grupo muy animado de hobbits. Una voz resonó por encima del resto.
Y el dulce aroma de la Doncella llenó siempre el arroyo,
Ai, lara, lara, lara
Y su dulce mirar de plata conquistó mi corazón
Ai, lara, lara, lara.
Por las noches la visitaba...
Ai lara, lara, lara...
Y admiraba su mirdada.   
Legolas, los gemelos y Haldir caminaron hacia los hobbits, allí vieron a Meriadoc Brandigamo, Peregrin Tuk, Frodo Bolsón y Samsagaz Gamyi, acompañados por Gimli, hijo de Glóin.
                - Buenas noches, amigos. – Saludaron los eldar.       
                - Buenas noches. – Frodo Bolsón se incorporó y saludó a los recién llegados. – Sed bienvenidos a esta celebración hobbit.
                - ¿Qué cantabais?
No parecía una melodía jocosa de los hobbits. – Indagó Elladan Undómiel.
                - Y por cierto que no lo era. – Contestó Samsagaz Gamyi. – Es una canción sobre una hermosa desconocida. Una vez, cuando niño, al pasear por el Brandivino la encontré sentada en una roca. Al verla me pareció un espíritu o una ninfa, pero no tengo un claro recuerdo de ella. Sólo sé que era más hermosa que todas las cosas que hay sobre la tierra y más triste que una llanura sin flores. Me senté a su lado, ella me sonrió y acarició mi cabello. Sentí que un poder emanaba de ella y me postré a sus pies, ella sonrió, me tomó en brazos y me habló largo y tendido.
Habló de bosques y lagos, princesas y seres fantásticos, maldad y bondad. Un hermoso animal parecido a caballos, pero con un cuerno en la frente...
                Me invitó a soñar y no he dejado de hacerlo desde el momento en que la vi.
                Era muy hermosa, pero siempre he sabido que fue un encantamiento de mi imaginación. Hoy la recordé porque me pareció verla en el bosque e improvisé esta sonatilla para ella.
                - ¿Nos la cantáis entera? – Rogó Ellrohir Undómiel.
                - Pero... mi señor... mi voz no es noble… y...
                - Por favor, Sam.- Bromeó Legolas. – Somos amigos, hemos luchado para conseguir un futuro y nos gustaría oír tu historia.
-          De acuerdo.
Era un día de Primavera
Ai lara, lara, lara
Cuando vi a una Doncella
Ai lara, lara, lara
Con cabellos cual espigas de trigo
Ai lara, lara, lara
A la orilla del Brandivino
Ai lara, lara, lara
Sentada estaba ella, en una roca
Belleza sin desatino
Ai lara, lara, lara
Y el dulce aroma de la Doncella llenó siempre el arroyo
Ai lara, lara, lara
Y su dulce mirar de plata conquistó mi corazón
Ai lara, lara, lara
Por las noches la visitaba
Ai lara, lara, lara
Y admiraba su mirada...
Doncella tallada en Oro...
Ai lara, lara, lara
Y bañada en esmeraldas...
Ai lara, lara, lara...
No hay belleza en el mundo
Ai lara, lara, lara
Que ensombrezca tu mirada...
Ai lara, lara, lara
Vuelve a mí, Dulce Princesa...
Ai lara, lara, lara
Y de plata te vestiré
Ai lara, lara, lara
Y por siempre te amaré.
- Sam observó a sus oyentes y se ruborizó levemente. – Esa era mi historia. – Y en el ruido del lejano bosque, los elfos, los hobbits y el enano parecieron escuchar una risa cristalina.
                - ¿Habéis oído una risa como una hermosa mañana de primavera? – Indagó Gimli, hijo de Glóin, y miró en derredor.
                - Sin duda es la cerveza y el vino que hemos disfrutado en la coronación. – Contestó Samsagaz, no dado a divagaciones.
                - Sí, eso será. – Ellrohir Undómiel dio la razón con desgana, pues en su fuero interno supo que ella estaba cerca, escuchándolos y deseó buscarla para convertirla en su esposa. Su hilo de pensamientos fue interrumpido Legolas Hojaverde.
                - Es hermosa tu canción, Sam, y sé quién era tu Doncella.
                - También yo la conocí. – Sonrió Elladan Undómiel. – Pero de eso hace varias edades,  años después la vi otra vez y seguía tan hermosa como la primera vez que la vi, cuando era un polluelo recién salido del cascarón.
¿No es así, hermano?
                - La hermosa Silcelebwen Vairelóre, alta semielfa Nandor que habitaba en Númenor hasta que Elendil se trasladó a la Tierra Media.  Nos enseñó a soñar, a imaginar cuan bello era el mundo y deseamos fundirnos con ella; la más bella entre los nuestros.
 Yo la amé y mi hermano también. – Ellrohir sonrió a sus amigos. – Y todos los elfos así lo hicieron alguna vez, pero su corazón estaba roto.
                - Contadnos su historia. – Rogó Frodo Bolsón.
                - Yo os la contaré. – Intervino Legolas. – Tal y como a mí me la contó Arargon.
Todos escucharon atentamente la historia y después, los gemelos Undómiel, de que Legolas cantaron una hermosa melodía.
La Doncella se fue al alba,
Y  juró por su honor que a nadie amaría
Pues su alma estaba rota
Y como amaba a Númenor, él su destino sellaría.
Déjame quererte, Endore,
Aquí viviré siempre, a tu tierra Atada.
Ningún elfo amaré, seré tu esposa fiel.
Y ella, la hermosa Nandar,
Escuchó el rumor del río
Y se perdió
Lejos de Eldamar
Y también de Endore.
¿Dónde está la belleza oculta?
Lejos o cerca, nadie sabe,
Tal vez vuelva
Si alguien digno de ella
Por su amor por Endore,
Por su fidelidad a Elendil.
Desposarla quisiera.
                - Los gemelos sonrieron. – Esta canción es muy antigua, era más larga y con más melodía, pero la escuché cuando era un niño y la olvidé.  – Explicó Elladan.
                - ¿No fue encantamiento de mi mente? – Sam dedicó una mirada a sus amigos. – Entonces si había visto un elfo antes de ir al Reino de vuestro padre.
                - Nosotros sólo la vimos una vez. – Intervino Elladan.
                - Y desde ese momento sólo deseamos verla de nuevo. – Concluyó su gemelo. – Amigo Sam, no fue tu imaginación, fue nuestra amada Doncella que tejió para ti un sueño... 
 Fuiste afortunado, pues se sabe que en mucho tiempo no ha tejido historias para nadie. – Ellrohir observó a Sam. – Y cuán viva está en tu mente, tanto que aún me parece verla y olerla.
                - Te dio su don. – Dijo Legolas sorprendiendo a todos.
                - Tanta belleza y dulzura, tanto amor y esperanza. – Frodo Bolsón miró a sus amigos. – Me gustaría verla a mí también.
                - Es hora de ir a descansar, hobbits y señores Elfos... – Gimli contempló la noche. – Las estrellas han cubierto el manto de la noche y es hora de ir a dormir.
                - Sí, es cierto. – Afirmaron todas las voces, salvo Ellrohir, quien vio cómo se alejaban los demás. Fue paseando hasta el arroyo y se sentó en una piedra, soñando con la hermosa nandar.
                Se recreó en el cielo y las estrellas, dejó que su alma llorara por el sonido del mar y deseó regresar a Eldamar.
                Un destello llegó desde el otro extremo del Río, el príncipe levantó su mirada y frente a él, descubrió el ser más hermoso de Endore. Tenía el largo cabello dorado y rizado, su rostro resplandecía a la luz de las estrellas y sus ojos parecían hilos de plata. Su rostro era orgulloso, tallado en mármol, y los labios del color de las frambuesas, llevaba una larga túnica verde esmeralda y una hermosa capa tejida en hilos de plata, en su largo cuello de garza un collar con esmeraldas, de manos delgadas y bellas. Sobre la melena del color del trigo brillaba una hermosa corona tallada en plata y esmeraldas. Al mirarla percibió en ella una belleza sin par, ningún elfo que él conociera tenía esos rasgos tan dulces y tristes. Ninguno que él hubiera visto mostraba tal nostalgia en su mirada y sintió que su corazón latía con fuerza y supo que la amaría siempre.            
                Volvió su mirada al Río, pero la Dama había desaparecido.
                Cabizbajo regresó a su alcoba.
Pasó el tiempo y la comitiva del Rey abandonó la ciudadela, todos los emisarios de los Pueblos Libres regresaron a sus hogares. El Rey y la Reina acompañaron las exequias de Theoden de la Marca y asistieron a la boda de Eówyn de Rohan y Faramir de Ithilien.
                Pasaron cuatro años, el Rey jugaba con su hija Vairelorewen en el jardín cuando un resplandor apareció en la puerta.         
                La niña, de cuatro años, corrió hacia el resplandor y la hermosa figura dorada la tomó en sus brazos.
                Ellessar Telcontar se incorporó, ella no tardó en llegar a su altura y el Rey le hizo una reverencia.
- Bienvenida, Doncella Vairelóre.
                - Majestad, mi Rey...  Soy yo la que debe inclinarse y no vos. – El Rey elevó su rostro y enmudeció al verla de nuevo.
                Su dorado color de piel se había extinguido, el collar que tiempo atrás le habían obsequiado los numeranos seguía en su largo cuello de garza, sus manos eran largas y suaves, pero sus ojos, grises como la plata, hablaban de tristeza.
                - Mi Rey he venido a rendir los respetos que corresponden, siento el retraso, pero supongo que temía ver de nuevo mi amado pueblo. – Su voz sonó cristalina y dulce, Ellessar Telcontar, recordó las veces que la Doncella le había obsequiado con sueños y sintió infinita gratitud hacia su persona. – Pronto he de partir a Eldamar, la promesa que le hice a mi madre se debe cumplir... Sólo he venido a despedirme.
                - Silcelebwen... Cuantos bellos recuerdos olvidados acuden a mí al teneros frente a mi humilde persona.
                - Vuestra hija es hermosa y será reconocida, muchos la amarán como heredera de su madre y vuestro Reino jamás conocerá el fin.
                - Vairelorewen es el nombre de mi hija. – Sonrió el rey. – En vuestro honor así fue bautizada, pues vos, dama, unisteis vuestro destino al mío y concedisteis lealtad sin igual a mi pueblo.
                - Gracias admirable Piedra Élfica.
                - Os dejo con ella. – El rey miró a la tejedora de sueños. – Haced soñad a mi hija como una vez hicisteis con el padre. – Y Ellessar dejó a la noble doncella con Vairelorewen.
                Las dos se sentaron bajo el sol y la  tejedora de sueños tejió para la hija del Rey un sueño. Nuevamente la niña se fascinó con la dama, como tantos otros habían hecho antes, y la rodeó con sus brazos.
                Ellrohir, quien estaba  de visita en el Reino de Legolas, llegó al Palacio y caminó hacia el patio, abrió de par en par al encontrarse a su sobrina en brazos de Silcelebwen. Su hermoso rostro dorado, la larga y rizada melena, los brillantes ojos cual hilos de plata, la corona y la túnica...
                Se detuvo y la observó. Se aproximó a ella y escuchó fragmentos del sueño que estaba tejiendo para Vairelorewen y también él, curtido en mil batallas, príncipe de un pueblo de elfos y poderoso entre los suyos, cayó preso de su hechizo y también él soñó.
                - Silcelebwen. – La llamó, ella elevó su mirada, enmudeció y oyó por primera vez en muchos años la llamada de Eldamar. Escuchó un susurro de su madre rogando que regresara con su familia y ella, acostumbrada a soñar para otros, soñó para sí misma y deseó partir a su hogar más Allá del Mar. Ya no le preocupaba que Helwa hubiera elegido a otra por esposa, lo único que añoraba era a su familia. Besar el rostro suave de su madre y abrazar a sus hermanos.
                - Vuelve hija mía, vuelve a Eldamar – Insistió la voz de su madre  y ella sonrió por primera vez en mucho tiempo. Su mirada se volvió Dorada como la luz del sol y sus hermosos ojos plateados se convirtieron en hilos de plata con pequeños fragmentos esmeralda y de sus labios frambuesa se escapó un suspiro.
                - El mar me espera – Sonrió al Elfo y lo vio tan hermoso como la primera vez que lo había conocido, unas cuantas edades atrás. El porte noble, los grises ojos, la voz suave y melodiosa, la sonrisa. Lo contempló en toda su grandeza, llevaba una corona de plata sobre su frente, una capa cubría su cuerpo, un traje plateado con un cinturón verde, sobre la espada el carcaj de las flechas y un afilado puñal con dibujos noldor en su cintura. El hermoso y sabio rostro del color de la madera de los árboles y con reflejos dorados. Lo miró y sintió un cosquilleo en el estómago, había atado su destino al de él mucho tiempo atrás, sin saberlo.
                Finalmente se incorporó y con la Princesa de Gondor en sus brazos se aproximó a él.
                - Ellrohir Undomiel, hijo de Ellrond. – Lo llamó. - Mi mañana es el mañana de los herederos de Elendil, el rey Gobierna y yo me voy a Eldamar.
                - Yo luché por vuestro Rey y no dejaré que abandonéis Endore. – Tomó el rostro de ella con sus dedos. –Mi destino es vuestro destino y por eso deseo que os convirtáis en mi esposa, pues juro que sois hermosa y deseo soñar con vos y tejer nuestros sueños en Eldamar.
- Ellrohir Undómiel, sois noble y yo quiero que  seáis mi esposo. Yo os elijo porque salvasteis a mi Rey porque sois noble y mi alma no ha descansado desde que os vi hace cuatro años. Tejamos juntos nuestros sueños y creemos un tapiz con ellos.
- Así sea, mi amada. – Ellrohir Undomiel y Silcelebwen Vairelore se besaron y entre los dos, feliz, estaba Vairelorewen.
                Después de un tiempo fueron a ver al Rey, quien recibió con dicha la noticia de su matrimonio.
                Y Ellrohir llamó a sus amigos hobbits: Frodo Bolsón, Meriadoc Brandigamo, Peregrin Tuk y Samsagaz Gamyi, quien al contemplar de nuevo a la hermosa doncella le cantó la canción que había compuesto para ella, y la Dama, bondadosa y fiel, sincera y honesta, besó al hobbit y le regaló unos cuantos sueños más para sus muchos hijos.
                Y el tiempo pasó y la felicidad llenó Endore durante largo tiempo, pero en el momento en que Ellessar, Piedra Élfica, se marchó con los reyes de antaño la Doncella y su esposo, junto con Gimli, hijo de Glóin, Legolas Hojaverde y Samsagaz Gamyi abandonaron por siempre la Tierra Media y partieron a Eldamar, donde la familia de la Dama la recibió orgullosa al ver su sabio esposo.
                Y allí, al Otro lado del Mar, en la Tierras Imperecederas que nosotros nunca lograremos alcanzar, vivieron felices eternamente Silcelebwen Vairelóre, Esposa de la Tierra Media y su marido, Ellrohir Undómiel.

                Y hasta aquí este fanfic, espero que os haya gustado. Yo no puedo escribir como Tolkien, pero de vez en cuando,  me gusta tomar prestados sus personajes y, desde el respeto y admiración,  versionar su historia.


                Como siempre, publico la Novena a San Judas Tadeo.
San Judas Tadeo, apóstol y mártir, fiel intercesor de todos los que invocamos tu patronato especial. En tiempo de necesidad a ti recurro, desde el fondo de mi corazón, y humildemente te invoco, a ti San Judas, que cumples milagros y ayudas a quienes ya no tienen esperanza. A ti, a quien Dios concedió ese gran poder para venir en mi auxilio. Ayúdame en esta petición actual y urgente, a cambio yo prometo dar a conocer tu nombre y hacer que otros te invoquen. 


La hoja en blanco y la sonrisa de un extraño

La sonrisa de un extraño y la hoja en blanco. Era una mañana tormentosa, el cielo estaba encapotado y las nubes amenazaban con descargar c...