miércoles, 19 de noviembre de 2014

Tras un tiempo sin escribir he decidido publicar hoy en "Tejedora", un fragmento de "Ángela", una de mis primeras novelas. Es probable que siga actualizando la página con más fragmentos de esta historia.

 ÁNGELA

No supo cómo, ni por qué, cuando se dio cuenta ya se encontraba en el avión, había tomado la decisión más importante de su vida.
            Dejar todo atrás y empezar desde cero, desde el principio.
Como si su matrimonio no fuera más que un mal sueño y las cosas no hubieran cambiado desde que había dejado su casa en Galicia veinte años atrás.
 Volvería a  estar con sus abuelos, las cosas irían mejor.
Ella era una escritora de treinta años y se había pasado los últimos cuatro años de su vida atada a un marido, Ernesto.  Cuando lo conoció pensó que sería el hombre de su vida así que no dudó en poner todas sus armas de seducción a trabajar y estuvieron juntos hasta que él le pidió matrimonio.  Creyó que era lo más hermoso que le iba a pasar en la vida, no supuso que esa felicidad sólo duraría un año.  Ernesto era un mujeriego, se lo habían advertido, pero decidió ignorar lo que sus amigos le comentaban a cada paso, estaba ciega de amor.            Él había gastado todo el dinero que ella ganaba con sus libros en otras mujeres, lo tuvo que coger un día, en su propia casa, con su mejor amiga del trabajo.
             Los echó a patadas y decidió volver a Galicia,  quería empezar de cero, que él desapareciera de su vida y que con él se fuera a tomar viento toda su mala suerte.
A medida que el avión se alejaba del ruidoso Madrid su corazón chillaba que  volviera a su lugar de origen, que regresara a la tierra que la había visto nacer, al mar en el que estaban sus raíces.
En su cabeza el alma celta deseaba retornar al lugar donde estaban sus inicios, creyó oír en su interior una voz que le decía  “Vuelve, vuelve a casa. Al mundo del que provienes, Niam”.
            Niam se sentía en el cielo, siempre había oído que había una nube negra de contaminación que cubría el cielo de Madrid y por primera vez en su vida se percató de que era así. El avión surcó las nubes y tan sólo vio las luces de la gran ciudad  madrileña que quedaban bajo sus pies, la atronadora ciudad se fue alejando poco a poco.
Ese momento se convirtió en el adiós definitivo a Ernesto y también a su vida.
            Desde ese día sería una más, no la célebre escritora en la que se había convertido con un gran esfuerzo, ya no podía seguir soñando con preciosas e ideales historias de amor, era el fin del romanticismo y la vuelta a la cruel realidad después de cuatro años en ceguera.
            En su vuelo de Bussiness, mientras servían los aperitivos y bebidas, se preguntaba qué sería de ella, cómo la recibiría el lugar que la había visto partir veinte años antes y se preguntó que sentiría tras veinte años de ausencia.
Los primeros días los pasaría en un hotel, pero su intención era comprar una hermosa casa de piedra como la de sus abuelos y  vivir al lado del mar, era lo único que tenía claro de su regreso a las raíces celtas, que ocultas, aún continuaban metidas en su alma.       El pasado ya no le preocupaba lo más mínimo, lo único que la podía asustar era el incierto futuro que le aguardaría en el mar gallego.


Y eso es todo por hoy, me despido con una frase de Tomas de Kempis, un canónigo agustino.
"He buscado la felicidad en todas partes, pero no la encontrado más que en un rincón, con un libro."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Manada y la llamada justicia

Hace mucho tiempo que no escribo en el blog, me han faltado ganas, pero después de ver la información sobre la Manada no puedo más que escri...