miércoles, 22 de marzo de 2017

Un relato breve

Hoy en Tejedora voy a escribir un minirrelato, quería hablar de la mafia y aquí dejo el resultado.

La noche ocultaba sus cuerpos. La luna no estaba sobre el cielo y, portanto, no había más luz a su alrededor que la de las linternas que llevaban con ellos. Por una vez se sentían libres, aliviados. Durante años ese lugar había sido una cárcel para los tres. Los habían usado de diferentes formas y con distintos fines. Como asesinos, como señoritas y caballero de compañía, como pago a los proveedores...
Debían actuar como se les pedía, obedecían órdenes y con ello recibían una buena cantidad de dinero. Diez años habían obedecido y cumplido el papel que les habían asignado, hasta el día que las dos hermanas decidieron retirarse.
Sabían que la salida del negocio iba a ser dura, sospechaban que intentarían traicionarlas, así que preparaon un plan de escape. Janice, la maor, anunció su intención de retirarse y su jefe había aceptado la renuncia aparentemente de forma cordial y sin presentar ningún problema.
Janice se marchó a la habitación de hotel en la que vivía, no llevaba armas por lo que no suponía ninguna amenaza. Al entrar en el dormitorio un tipo trató de asesinarla, pero ella llevaba en el juego muchos años y logró derrotarlo sin problema. Le clavó el afilado puñal con forma de recogedor de pelo en la mano izquierda, con la derecha le robó el arma que llevaba y le apuntó con ella. No tenía nada contra él, de alguna forma había que ganarse la vida, así que terminaron la pelea amistosamente y entró a formar parte de su plan de huída de la familia. Prometió hacerle llegar al jefe la noticia de que había sido eliminada y quedaron de llamarse para terminar de culminar el plan que los sacaría de esa vida.
La hermana pequeña, Rachel, anunció con lágrimas el fallecimiento de su hermana en el trabajo y el jefe le ofreció una buena cantidad de dinero para hacerse cargo del entierro, dinero que ella usó con otros fines, por supuesto.
Durante tres años siguió en la familia, hasta que decidió retirarse para siempre del negocio, pero al contrario que Janice no lo anunció al jefe. Su objetivo era más ambicioso y por eso se había preparado esos tres años con la ayuda de su hermana y de Eric, el asesino en serie que había tratado de asesinarla. 
Los tres se unieron en una ubicación secreta.
Eric llevaba sólo ocho años en el negocio, pero tenía dinero, una coartada poderosa porque se había hecho un nombre como estrella de Hollywood y la intención de tener su primera cita con Janice sin tener que preocuparse por si alguno de los dos tuviera un accidente.
Tras tener todo listo Rachel y Eric se ocuparon de hacer caer al jefe de la familia y extendieron el rumor de que el mayor de los hijos tenía intención de robar a su hermano la mitad de lo que le tocaba. 
La noticia se extendió como pólvora y empezó la lucha por la supervivencia de los dos hermanos que acabó con todos los miembros de la familia muertos ante la sorpresa de los medios de comunicación. Los cuales durante dos años no lograron encontrar una explicación al hecho de que toda la familia hubiera caído y no quedara nadie para conservar el legado.
Así, tras cinco años Janice, quien en realidad se llamaba María, y Eric McCohen se vieron a la luz de la luna en la mansión que había pertenecido a la familia durante veinte años. A la luz de las linternas desenterraron a la primera víctima de la vendetta de la familia y se la llevaron a un lago donde se ocuparon de ponerle unos zapatos de cemento.
Tras hacer ese trabajo sucio se comparon un billete para recorrer la vuelta al mundo mientras Margarita, verdadero nombre de Rachel, se hizo cargo de todos los negocios de la familia que habían quedado desatendidos.
Orgullosa de su nuevo papel ya no cometía asesinatos para eso tenía un equipo completo de asesinos además de cientos de políticos corruptos comprados con el dinero del saludable negocio de la familia.
FIN
Hasta el próximo Tejedora e Hilandera de sueños ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Manada y la llamada justicia

Hace mucho tiempo que no escribo en el blog, me han faltado ganas, pero después de ver la información sobre la Manada no puedo más que escri...